sábado, 15 de abril de 2017

HUMO DE MURO A MURO DE RODA


Muro de Roda
Muro define a la fortaleza situada en la crestería de un monte o sierra, mientras que Murillo, se reserva a las que se hallan a media ladera. Posteriormente, al pasar a depender del obispado de Roda de Isábena, fue rebautizado con su actual denominación. Declarado monumento histórico artístico en el año 1979,
Lumo de Muro(Humo de Muro )
Antiguamente era capital del municipio ya desaparecido de Muro de Roda.
Existe una teoría que afirma que el nombre de Humo de Muro deriva de la palabra latina "LUMBUS" y no de humo. El topónimo en castellano se creó por una mala interpretación de la pronunciación local de la palabra aragonesa lumo, interpretándola como l'umo o l'humo por error. La traducción correcta habría sido La Loma de Muro.
Ruta Humo de Muro a Muro de Roda
Empezamos la ruta en la pequeña localidad de Humo de Muro, sita en el Sobrarbe. Estacionados ya, comenzamos a andar saliendo del pueblo por la carretera de entrada, hasta encontrar una senda a mano izquierda, que señala Fumanal y Muro de Roda. Comenzamos la progresiva ascensión. La localidad a visitar, se encuentra a una altitud de 1036 mts, abandonada, pero esta en restauración y es merecedora de visita.


Tendremos que superar un desnivel acumulado de 449 mts, que se notaran mas en el primer y ultimo tramo antes de llegar a la fortaleza medieval.


A unos 2,5 kms del comienzo, nos encontraremos con un pequeño riachuelo y seguidamente un conjunto de casonas que forman Fumanal, abandonado hacia el 1968, pero actualmente ocupado y en restauración por, según lo que he leído, un francés.

Hacemos la parada de rigor, trabando amistad con un pequeño perrete que viene a ofrecernos su panza para que le rasquemos, y un hermoso caballo que curioso se acerca a saludarnos.
A escasos metros, una pequeña fuente de agua potable, donde refrescarnos, por que el calor aprieta.

Continuaremos hasta alcanzar una pista forestal, que subiendo y subiendo nos llevara hasta la fortaleza religioso militar, tras una curva al final del camino. Si, esa famosa curva que parece nunca llegar.
 
 
 
Pero os puedo asegurar que el esfuerzo merece la pena.
 
 
 
 
Ahora toca disfrutar del lugar. Encontramos una iglesia en muy buen estado, con puertas y recovecos que irán mostrando rincones en proceso de rehabilitación. Después, en el exterior, una muralla rodea todo el recinto, y siguiéndola, la ermita de Santa Barbara, que hizo el deleite de grandes y mayores debido a la acústica del lugar. Con un poquito de imaginación pude escuchar cantos gregorianos ….hasta que me di cuenta que era mi hijo que estaba disfrutando de lo lindo creando letras inteligibles.
 
 
 
 
 
 
 
Cuando ya podáis sacar fuerzas para abandonar el lugar, partir en dirección contraria, siguiendo una señalización hacia Ministerio, otro pueblo abandonado más en la comarca.
 
Cuatro kilómetros nos quedaran para llegar de nuevo a Humo de Muro, donde refrescaros e incluso visitar un pequeño parque zoológico.




track

























































No hay comentarios:

Publicar un comentario