sábado, 30 de julio de 2016

RIO CALDARES





Lo que más me gusta de nuestro grupo, es que nuestra única meta es pasarlo bien, y disfrutar de un buen día en compañía.
Partimos esta vez, a los baños de Panticosa, e intentamos realizar la ruta de las cascadas del rio Caldares. 

Parte la ruta del refugio Casa de Piedra.  El cartel indica Bachimaña, GR.11. 

El que quiera, que diga lo contrario, pero mantengo que el primer tramo es duro, ya que es constante subida por pedrizas, en las que nos harán falta unas buenas piernas y ambas manos. Y así, como cabras, iremos ascendiendo rodeados de impresionantes vistas y paisajes. 




Enseguida nos encontraremos con el primer puente, donde hallamos el mirador de la Reina, lugar para contemplar el Balneario y su entorno. 

La senda que hoy nos toca pisar, es empedrada, estrecha, en algunos momentos con cable guía, pero en ningún momento peligrosa, pero si…agotadora.


Disfrutando de las diferentes cascadas, saltos, y del sonido del cauce del rio que baja con bastante agua, llegaremos hasta los llanos de Bozuelo. Lugar donde hacer una pequeña parada y continuar. Pero antes echamos el ojo a una poza muy interesante que seguramente nos refrescará en nuestro camino de vuelta. 

























Continua la senda, siempre a la vera del rio, y más adelante, se aleja . La ruta se continua hasta llegar a la cascada del Fraile, el embalse menor y mayor de Bachimaña, con su refugio.

Pero nosotros ya hemos disfrutado de un tramo andando, hemos parado hacer nuestros reportajes gráficos, hemos reído y ya vemos el momento de buscar lugar para comer.
Aquí tenemos nuestra primera mini aventura, viendo una poza fantástica donde poder hacer nuestra parada y disfrute. Pero tras un cruce divertido del rio, una escalada aventurera a algunas rocas, tenemos que abortar la misión, a no ver posible llegar a dicho lugar. Así que nos dirigimos a la poza que en los llanos llamo nuestra atención.
Ya allí, abrimos nuestras mochilas mágicas y procedemos a dar cuenta de las diversas viandas. 

Ahora toca el momento en que niños y mayores se remojen en las cristalinas y heladas aguas del rio Caldares. Hubo un adolescente salmonete que casi no pudimos sacar del agua pero al final, lo conseguimos.
Comida, baño, sobremesa y pereza por volver. 

Caminando de vuelta hasta el refugio donde saborear unas refrescantes cervezas y refrescos, norma habitual ya de nuestro grupo al final de la andada.


Y tras otras paradas, que muestran las pocas ganas de volver a la civilización, llegamos a Zaragoza.


domingo, 24 de julio de 2016

BARA BIBAN BINUESTE




Enciendo el ordenador, y utilizando esa maravilla que es internet, busco, miro, leo, observo los detalles, tales como kilómetros, ubicación, distancia de Zaragoza y puntos como cercanía de agua, en el verano. Miro las fotos, y entre varios cuelgues del ordenador, al fin decido una ruta que compartir con mi grupo. Es un tiempo invertido, pero cuando llega el día, y disfrutas con ella y ves como el resto también lo hace, sabes que todo ha merecido la pena y te sientes feliz viendo como te lo agradecen cuando ves a alguien parado a mitad del camino deleitándose con el paisaje. 

Pero ya me centro. La ruta de hoy discurre por senderos, en subida y bajada constante, y acompañados en la mayor parte del recorrido por el rio Alcanadre.



Punto de partida en la localidad de Bara, para ello tomaremos el desvío de Arguis, hacia el túnel de Manzanera y el desvío a la izquierda por una pista forestal asfaltada hasta Bara. Son unos 30 kilómetros que tengo que reconocer que se hacen eternos, pero que volvería a recorrer.

Aparcaremos antes de entrar al pueblo, en un pequeño parking a mano derecha. Y ya con nuestras mochilas al hombro, cruzaremos el pueblo hasta llegar a la iglesia, y allí mismo encontraremos el primer cartel indicador de la ruta.  

Enseguida nuestro principal acompañante en el día de hoy, el rio Alcanadre. Disfrutamos solo de vista de las primeras pozas y seguimos. Vemos un desvío a Miz, que no hemos de tomar, y al poco el molino de Bara, parada, fotos y a continuar. 



Esta ruta es circular, a partir del próximo punto, desvío de Biban o Binueste. Tomamos el de la derecha hacia Biban, para al final de la ruta volver a aparecer en este punto. 



Aproximadamente 1 kilómetro más tarde nos tocara cruzar el rio sin puente alguno, pero en estas fechas no hay mucho caudal.  Se abandona el cauce y se inicia un ascenso no muy fuerte, hasta la localidad abandonada de Biban. 


Tras una visita, volvemos al cauce. Y ya, junto a unas pozas, decidimos que es hora ya de comer y de refrescarse en sus aguas. 






Y con nuevas fuerzas seguimos hasta la Pardineta de Biban. Este tramo de camino puede considerarse de mayor esfuerzo, con un continuo subir-bajar, pero afortunadamente, discurre en gran parte por zona boscosa. 






En dos kilómetros desde la Pardina, el siguiente pueblo abandonado, Binueste. Caminando caminando, nuevas pozas en el barranco y continuando en el ascenso, el mirador de la Predicadera. Desde este punto, se comienza el descenso hasta el rio y más tarde, los carteles indicadores que al principio he mencionado. 

Ya solo queda volver hasta Bara, donde están los vehículos.
Buena ruta, buenas vistas. Esta perfectamente señalizada por diferentes carteles, balizas y mojones.