viernes, 29 de junio de 2018

LINZA GABARDITO (6ª etapa)

Distancia: 23,5km
Duración: 9h
Alt.Max.: 1.928m.
Alt.Min.:924m
Desnivel subida: 1.667m.
Desnivel bajada: 1,697m.


Ultima etapa de la Senda de Camille para nosotras. El cuerpo ya empieza a resentirse, pero aguantamos, faltaría más.


Eso sí, esta etapa nos resulta la mas complicada, primero, el agotamiento ya empieza a asomar en nuestras piernas y pies. Segundo, es la más larga de todas y el desnivel acumulado, tanto positivo como negativo es importante. Pero el pensamiento de llegar al final nos da fuerzas.


Como cada mañana, con nuestras mochilas ya preparadas de la noche anterior, bajamos a desayunar.



Comenzamos por la pista asfaltada, dirección al camping de Zuriza, en su cruce, continuamos a la izquierda, por un camino sin asfaltar que esta acompañado por la sierra de Alano, caminando hacia Taxeras, por la GR11.









Pronto, al tomar un sendero de subida, nos acercaremos a una nave ganadera donde hay que tomar precauciones por el perro pastor que lo vigila.





A ascender toca. Serpenteando iremos hacia el Achar de los Alanos, entre piedras y grandes rocas, atravesaremos por el collado de Taxeras.



Hemos subido y ahora toca bajar. Este va a ser el lema del día. Tras superar el paso, descendemos hasta una casa de pastores, continuando por el Estrecho d’a Ralla.












Nuestro siguiente punto, casa refugio de Renclusa. Avanzando, encontraremos el PR-HU 22.


Siguiente gran subida, el collado de Lenito Baxo, por un bosque de hayas, La Selva Lo Furno.









Tras llegar, volvemos a bajar, caminando por un valle hasta la cabaña de Chilburro.


Bosque a traves, vigilando las marcas amarillas y blancas, llegaremos a la carretera Echo-Oza.


Aun no esta todo terminado, bueno si, nosotras ya estamos casi acabadas, cansadas, con la fatiga de las continuas subidas y bajadas.



Desesperamos al encontrar la que suponemos sera el ultimo ascenso, hasta el refugio de Gabardito.


Este ultimo trozo se nos hace eterno, apenas ya hablamos y las fuerzas brillan por su ausencia. Serpenteamos por el bosque, mientras la primera lluvia de la semana nos hace un gran favor, refrescarnos en los claros del sendero que cruzan con la carretera.


No os puedo describir lo que sintió mi mente y mi cuerpo cuando vio aparecer los prados que rodeaban al refugio. Fue tan grande el alivio, que con un ultimo aliento seguí caminando para poder quitar pronto la mochila de mis espaldas.


Ahora ya abandono la descripción gráfica de la Senda para intentar plasmar en estas lineas lo que sentimos momentos después.


Como el grupo de amigos que hicimos partían ya al llegar a Gabardito, en Linza hicimos las oportunas despedidas, con muchos abrazos, besos sinceros e intercambio de telefonos.


Pero no, no habían marchado todavía. Según nos dijeron después, no podían terminar la Senda sin recibir a las mañas en su ultima etapa.


Así que retomo donde lo he dejado antes. Caminando, con mis gafas de sol puestas, la cabeza baja, contando los pasos que me quedaban hasta llegar..cuando de repente, escucho vítores acompañados de mi nombre...levanto la cabeza y me los veo a todos, alli, en la puerta del refugio, esperandonos.


Quien me conozca, ya sabe lo que pasa a continuación, lagrimas asoman a mis ojos y ya no puedo parar de llorar. Recibo abrazos de todos, ánimos y sobre todo, mucho cariño. Empiezan a llegar mis compañeras de fatigas, que una a una reciben lo mismo que yo. Vítores, gritos y abrazos.


Pronto se nos olvidan los males, y con ellos, con una buena cerveza fría, brindamos por todos nosotros y por que en un futuro volvamos a encontrarnos.


Ellos parten ya, y quedamos nosotras, ya felices pero extenuadas. Tras una reconfortante ducha, momento cena y momento relax final.




Gracias compañeros, fuisteis muy importantes, grandes protagonistas de esta semana.


Las tres brujitas mañas de Camille lo han conseguido. Chicas, somos un gran equipo, hemos pasado una gran experiencia. Os quiero ¡¡¡



Jajajaja, por cierto, a ver si dejamos de poner caras en las fotos, que me ha costado encontrar una en que todas estemos decentes.




jueves, 28 de junio de 2018

LESCUN LINZA (5ª etapa)

 

Distancia: 16,6 kms
Duración: 7h
Alt.Max.: 2.077m.
Alt.Min.:856m
Desnivel subida: 1.290m.
Desnivel bajada: 790m.


Estoy elaborando esta entrada con un nudo en la garganta recordando lo satisfactorio de esta experiencia y después rememorando lo que pasaba por nuestras cabezas en esta etapa. Disfrutando del momento, pero con un doble sentimiento, ganas de llegar al final y completar la senda, y tristeza por que estos estupendos días llegan a su fin.


Pero entremos en materia, explicando la etapa Lescún-Linza, saliendo de tierras francesas, tras nuestro paso fugaz, para volver a nuestra querida España, con un gran sabor de boca del trato recibido en el país vecino.


Despertamos, nos preparamos y pasamos al hotel a por esa primera comida del día que nos dará fuerzas suficientes para atacar el día. Nos espera un apetitoso desayuno.



Con los estómagos felices, comenzamos. Salimos del pueblo por la misma ruta de ayer, comenzando por pista asfaltada, en dirección al collado de Petrechema y Mesa de los Tres Reyes. La mañana arranca con neblina, pero poco a poco empezara abrir, cerrándose más tarde.


Como ayuda, nos dejaremos llevar por las indicaciones a Ansabére, llegando al parking de Pont de Lamary, tomando la pista de la derecha.


CAMINANDO HACIA LA ROCA


Ahora nos iremos acercando y entrando en el bosque que llega al plano de Ansabére, girando a nuestra izquierda por el barranco de Pedaing.





Pronto, las agujas, aparecerán ante nosotras, primero ocultas entre nubes.





Aquí comenzará la parte dura de la jornada. Los neveros hacen acto de presencia, por lo que debemos de protegernos un poco y continuar con fuerza y sin perder un ápice de entusiasmo. No hacen falta crampones, pero si ir pisando fuertemente la nieve para hacer huella para las compañeras que vienen detrás.




NO SOY BUEN EJEMPLO, EN LA NIEVE, SIEMPRE MANGA LARGA..




Con un poco de dificultad, superamos este tramo. Ahora, tomando lo que creemos es el camino de nuestra izquierda, andamos por Las Foyas del Ingeniero. Digo creemos, por que la nieve hace que perdamos la senda. La niebla esta juguetona pero solo bromea, y al poco comienza a desaparecer. Hemos realizado una parada de avituallamiento, pero cuando la niebla decide irse, arrancamos de nuevo.


Tras muchas miradas al garmin, para asegurarnos que vamos bien, continuamos el descenso, ya en suelo patrio.


HOMENAJE A MIS OS HITOS



Zigzageando, dejamos atrás las Foyas. El suelo, calcáreo y rocoso, hace que la zona tenga gran encanto. Ahora un nuevo bosque nos recibe, que nos acompañara hasta llegar al refugio.







Al llegar a las cercanías de unas pequeñas pozas del rio, hacemos una parada, contentas por superar con éxito el collado de Petrechema.



Continuamos, cansadas, con ganas de llegar al refugio. En nuestra mente, solo vemos enormes jarras de cerveza que nos darán fuerzas para continuar.


Llegando al refugio de Linza, nuestros queridos amigos de Camille están esperando para acompañarnos con buena charla y fresca bebida.


Así que otro día más a la mochila, solo queda reírse, ducharse y cenar lo que el lugar nos ofrezca. No quedamos decepcionados por ello.


Chapó mis brujas, otro día más que hemos superado. Estaba recordando ahora el abrazo que nos dábamos al llegar a cada refugio, que rico sabia.


BUENOS COMPAÑEROS DE SENDA