domingo, 19 de noviembre de 2017

Subida al CASTILLO D'ACHER.

Castillo d’Acher, una montaña imponente, solitaria en el valle de Hecho. Su aspecto, como el de una fortaleza amurallada le da nombre. Tras superar las paredes verticales, hallaremos una meseta kárstica, donde la acción del agua ha jugado con la superficie caliza, y ha formado un paisaje que bien merece la ascensión para deleitarse con él.


El comienzo de la ruta es en un lugar magnifico, la Selva de Oza, un bosque de abetos, pinos y Hayas. Para llegar, nos dirigiremos a la localidad de Echo y después, Siresa.


Hasta por carretera, disfrutaremos del paisaje circulando con precaución por el angosto desfiladero llamado “Boca del infierno”. Y al llegar a la zona recreativa, aparcaremos junto al campamento Ramiro el Monje.




Toca ya prepararse, calentar las piernas y mentalizarnos de la exigencia de la ruta, en constante subida con muy pocas zonas de respiro. A esto hay que añadir que el acceso por la canal requiere de un poco de destreza.


Pero no nos demoremos más, empecemos a caminar, junto a las tirolinas del campamento. Pronto nos adentramos en la espesura de la Selva de Oza. La senda esta perfectamente señalizada y también lo estará la pista en la que más tarde se convertirá.











Iremos ascendiendo en un sinuoso zigzag tomando mas adelante otra senda que surgirá a nuestra izquierda que indica Castillo d’Acher.





Alcanzaremos el barranco la Espata y pronto afrontaremos el ultimo tramo de subida por la Selva y el más empinado, por si hasta ahora nos parecía poco.








Podremos tomarnos un pequeño respiro al salir a los pastos bajo el castillo. A nuestra derecha, el refugio de Acher.





Nuestros queridos hitos, ahora nos marcaran sin perdida la senda, que al principio, suavemente, nos ira acercando a las paredes de acceso al castillo.




















A medida que ganamos altura, el firme se vuelve más pedregoso y suelto, y el desnivel mas pronunciado. Nos conducirá hasta la canal de entrada al valle del castillo.




Aquí, nuestras manos se vuelven las mejores compañeras y con ellas iremos ascendiendo con poca dificultad, pero si prestando atención a las piedras sueltas, y accederemos al territorio del castillo d’Acher.







Tras esta bonita entrada, habrá que dirigirse a nuestra derecha para rodear la gran grieta central, para situarnos en ladera contraria y en un pequeño esfuerzo más hacer la cima. (2.378m). Tengo que decir, que a nosotros se nos echo el tiempo encima y este ultimo tramo no lo pudimos hacer, preferimos no arriesgarnos ya que en esta época el día acorta bastante.




Con un buen ágape, encima de la canal de entrada, y un buen descanso más que merecido, recogimos, dejamos el lugar como nos gusta encontrarlo y retomamos el camino de vuelta.


Ahora debemos de prestar un poco más de atención en la bajada, tanto en la canal, como en el primer tramo de descenso.


Castillo d’Acher, volveremos para hacer cima en ti.





MI WIKI