domingo, 20 de septiembre de 2015

San Cosme y San Damián - El Huevo de San Cosme



Uno de nuestros destinos clásicos es la sierra de Guara. Esta zona tiene innumerables rincones para conocer y para deleitarnos. Para hoy, una sencilla ruta de unos 11 kilómetros y unos 400 metros de desnivel. Compartiremos la jornada con el Embalse de Vadiello, en el inicio y con las Ermitas de la Santa Cruz, San Cosme, y Fuensanta en su recorrido.  Para acabar a los pies del Huevo de San Cosme…aunque dicho así, suene un poco mal.
Nos tenemos que dirigir con nuestro vehículo, hasta el parking de Vadiello. Allí ya encontramos un panel que nos dará las indicaciones de la pista a seguir.  Estacionamos y nos preparamos para comenzar la andadura de hoy.
Atravesando un túnel excavado en la roca, llegaremos directamente hasta la presa de Vadiello donde merece la pena pararse y observar nuestro alrededor. Cruzamos la presa y seguimos por una pista forestal hasta el desvío señalizado a San Cosme.  Una vez terminada, aparece a nuestro paso la Ermita de la Santa Cruz.  Tras una breve sesión de fotos, y andando andando, aparecerán las Ermitas de San Cosme y San Damián, que solo podremos ver desde la puerta exterior.
Como colofón a esta ruta que, podría llamarse, de las ermitas, encontramos la Ermita de la Fuensanta, lugar ideal para comer, ya que dispone de mesas y de una fuente.  Parada que realizaremos a la vuelta del Huevo.  De momento, seguimos por el desvió que lo señala, por una senda que posee la casi totalidad del desnivel de la ruta.  Tras cruzar un bosque, encontraremos un llano donde contemplar el Huevo de San Cosme. Aquí parada, charla, contemplación y vuelta al lugar donde hemos decidido realizar ese momento tan importante del día, como es la comida.

Grato recorrido, grata compañía.  Solo queda, volver por donde hemos venido.








domingo, 13 de septiembre de 2015

Albarracín El pinar de rodeno





La ruta de hoy parte de uno de los pueblos de Aragón, denominados “con encanto”, Albarracín. Pero nos centraremos en el paisaje que lo rodea, caminaremos por el Rodeno, con sus rojizas areniscas y sus conglomerados.



 Y en este entorno, tendremos la posibilidad de contemplar Pinturas Rupestres en algunos abrigos naturales, todos ellos con paneles informativos que harán de esta jornada, un momento ideal para compartir con los más pequeños.




El recorrido comienza por el puente del Arrabal, barrio que atravesaremos por su calle principal y cogeremos la carretera en dirección a Bezas. Rápidamente, abandonaremos la carretera por una pista a la izquierda señalizada como “GR10  Pinares de Rodeno”.

Seguiremos el sendero “S1” que asciende pausadamente por el Barranco del Cabrerizo  hasta el “Área Recreativa del Navazo”.

Pondremos todos nuestros sentidos en funcionamiento para disfrutar de la mezcla de colores y las plantas aromáticas que los acompañan.




En diferentes puntos de la ruta iremos encontrando las pinturas rupestres, del Neolítico.


Pasaremos también por el desvío que asciende al mirador del Cabrerizo, una subida corta que aun hará que merezca más la pena las vistas que desde allí se contemplan.


A una hora aproximada de camino por el barranco, este se abre. Y girando a la derecha, nos conduciremos al Área Recreativa del Navazo.

Existe un pequeño circuito circular (“S2”) que nos llevará a visitar otros cuatro abrigos con pinturas. En uno de ellos podremos contemplar el “Arquero.

A mitad de este recorrido nos encontraremos un Mirador que nos mostrara las paredes de rocas areniscas que nos rodean.



Retornando al Navazo retrocederemos hasta el cruce para continuar con nuestro recorrido por el pinar visitando las cercanas pinturas del “Tío Campano” y de “Lázaro”.


La ruta sigue después el trazado de una pista forestal y luego un sendero que nos devolverá a Albarracín.  Allí podremos realizar una visita “encantadora” y refrescarnos.

La ruta puede iniciarse como punto de partida en Albarracín, o si se desea hacer más corta, por la primera área recreativa.