sábado, 3 de marzo de 2018

PICO PRESIN desde la Ermita de la Virgen de los Rios.


Como me gusta tener amigos tan conocedores de las montañas y rincones de Aragón. Te muestran lugares no conocidos, poco transitados, pero llenos de encanto y de rincones para conocer.


Como la meteorología de nuevo no es halagüeña, buscan un lugar cercano, con una ruta no muy larga por si tuviéramos que “abortar” la caminata.


Así que de diferentes lugares de Zaragoza y Huesca, ponemos como punto de reunión la gasolinera de Hostal de Ipies. Y aunque tenemos el desencanto de encontrar la cafetería cerrada, en buena compañía todo los baches se superan y un café de maquina hace decente sustituto. Y antes de que hablen mis compañeros de ruta, voy a admitir que yo la acompañe de una súper macro enorme palmera bombón. En fin, menos mal que la andada quemará algo de esas calorías.


Ahora todos reunidos en un vehículo, nos desplazamos dirección Caldearenas para después tomar dirección a la Ermita Virgen de los Ríos.

Hallaremos una amplia superficie para aparcar. El comienzo de la ruta lo realizaremos desandando unos metros por el camino, dejando la visita a la Ermita para el final, cuando la senda nos lleve hasta ella.



Encontramos las señalizaciones que indican “Pico Presín” y “Cueva de la Mora”.
Lo primero que hallaremos será el desvío para dicha cueva, y como nos gusta ver de todo, lo tomamos, para observar lo que nuestro compañero denominará más o menos como agujero de raposa. Pero bueno, hay ver todo, así que unas fotos y retomamos de nuevo hasta el camino principal.
 

La senda ira ascendiendo, primero por la parte izquierda del barranco del Presín. Delante de nosotros, empezara a asomar una bonita cascada.



Próxima parada, el pozo de nieve. Unos pasos a nuestra izquierda y ya lo tenemos delante de nosotros.



Seguimos ascendiendo, entre el bosque de hayas y bojes, hasta encontrar los primeros claros del collado.







Al llegar a un alto, giraremos a la derecha para más adelante toparnos con el vértice geodésico en la cima del Pico Presin.

Delante de nosotros, se levanta el Pico Peiró, dominando el valle de Garona.
 
 

Mas allá, pero visible por que las nubes han estado de nuestra parte, Peña Oroel.
 A nuestras espaldas, Sierra de Bonés. Desde aquí, observamos los pequeños pueblos cercanos a la zona por donde hemos venido con nuestro vehículo.





Tras un buen reconocimiento de la zona, toca buscar un resguardo donde dar buena cuenta a nuestras viandas.

Con las mochilas más ligeras, retomamos el camino. En un principio, volveremos por el mismo sendero, hasta llegar al nevero. A unos quinientos metros de él, hallaremos un pequeño desvío a mano izquierda que tomaremos, para acercarnos más al rio, en suave descenso.







En diferentes ocasiones cruzaremos el río en la jornada de hoy, pero ningún punto ofrece mucha dificultad. Piedras, palos y arboles caídos serán nuestros aliados.


Este nuevo camino nos hará llegar hasta la misma Ermita, y ya sin prisas, visitaremos todos los alrededores, encontrando una fuente y varias pozas esplendidas pero en las que no esta permitido el baño. Ciertamente en el día de hoy, esto no nos causa ningún problema.







Y colorin, colorado, la jornada de hoy ha terminado.


 

Pero una caminata sin la parada final para la cerveza no es caminata.




Me ha gustado mucho la jornada, y un pico más de Guara, para la “saca”.




Caballero Santiago, nos vemos en la próxima temporada.





No hay comentarios:

Publicar un comentario